Thursday, June 05, 2008

Como se mide la Vida?


La vida solo tiene tres reglas: PARADOJA, HUMOR y CAMBIO.

PARADOJA: La vida es un misterio. No pierdas tiempo tratando de descifrarla.
HUMOR: Mantén el sentido del humor, especialmente sobre ti. Es una fortaleza sin medida.
CAMBIO: Nada permanece igual, no hay nada que perdure"

¿Cómo se mide una vida? ¿Cuánto pesa una existencia? ¿Cuáles son las unidades que calculan la cantidad y calidad de una biografía?

La vida no se mide anotando éxitos, como se apuntan los jonrones en un juego. Tampoco sumando las cuentas bancarias, ni admirando los títulos académicos colgados de las paredes, ni siquiera por el número de quienes acuden al funeral, ni por el tamaño de la esquela o por la extensión de la crónica necrológica. No se determina el valor de una vida por el plan que se tenga para el próximo fin de semana, o para las siguientes vacaciones. Tampoco por el linaje del que se desciende, la marca de automóvil que se conduce, la ubicación y lujo de la casa donde se habita o el puesto y la compañía en la que se trabaja. Tampoco la vestimenta, ni las aficiones, ni los viajes, ni la edad, ni la belleza, ni la inteligencia permiten evaluar la perfección de una vida. La vida es mucho más que todo eso.

La vida se mide por el amor y la felicidad que se brinda a los demás. La vida se mide por los hijos, por los nietos, por los sobrinos, por los alumnos, por los amigos que uno ayuda a crecer. La vida se mide por los besos, por los abrazos, por las palmadas, por los apretones de manos, y sobre todo, por las sonrisas que se distribuyen por doquier. La vida se mide por la amistad, por la simpatía, por el cariño, por la ternura que se desborda de una existencia. La vida se mide por la trascendencia de los compromisos que se asumen, y se cumplen fielmente; por las esperanzas que no se traicionan. Una vida que no rebosa fraternidad, cordialidad y pasión merece ser transformada.

Sólo por hoy, y mañana ya no cambiaremos, aceptemos que lo más sagrado de este día prestar apoyo a los demás, aliviarles en sus penas, reír con ellos en sus alegrías, y asistirnos mutuamente. Lo que digamos, que sea con afecto. Lo que hagamos, importante o trivial, que sea con respeto y solidaridad, con todo el corazón que sepamos poner en cada acción para quienes nos acompañan en este fugaz camino que es la terrenal vida.Recuerda, no somos perfectos, no busques perfeccion busca excelencia.

6 comments:

Instinto Femenino said...

Juro que si sigues así terminaras en el seminario, minimo sacerdote. Hermoso post, amigo creo que te pasaste, muy profundo, bajale algo. :D

Carolin said...

Uhmmm Ruben voy contigo, la vida se mide por el bien que hagamos, por el cariño que brindemos, muchas veces nos equivocamos y el reconocerlo nos hace verdaderamente humanos.

Pd. Juro que cuando te vea te voy a dar tremendo pellizco, me tienes olvidada, y espero que recuerdes que nos hiciste plancha jum ve planeando tu defensa jajaja

Anonymous said...

y tu vas dejando todo eso a tu alrededor o solo lo escribes?

Anonymous said...

Muy bueno el escrito, seria bueno que lo pongas en practica, hay que entrar y salir de las situaciones por la puerta grande.

Es ese tu caso Papito???

mancorp said...

El verdadero sentido de la vida, está en esos momentos donde acogemos a los demás, donde somos el apoyo del necesitado y donde denunciamos lo mal hecho aun a costa de nuestra vida.
Saludos compañero...

Melina Molina said...

Pero mi amor, que venenoso es ese anonimo. Podra ser feliz una persona que solo expulse hiel por la boca?
Te amo mi cosa...

on Unload="window.alert(" No aguantas un rato mas?")">