Thursday, October 11, 2007

Abusos de la Iglesia.


Todos – creyentes y no creyentes - vivimos bajo la sombra y al asombro de Dios.
Matar a seres indefensos e inocentes en nombre de Dios como lo sucedido el 11 de Septiembre en Nueva York y en Washington por los terroristas de la Jihad es una tergiversación malsana y grosera del respeto que debemos profesar a la persona humana.Precisamente la dignidad del ser humano se fundamenta en haber nacido a “imagen y semejanza de Dios.”

No se puede limitar a Dios a ningún grupo religioso, cívico, familiar o político. Esa sería una visión minusválida de Dios.Dios no acepta fanatismos porque su presencia es real, incluso para los que no creen en él. Y por eso está en todas las manifestaciones libres y bondadosas de los seres humanos sobre la tierra.El Mahatma Ghandi descubrió a Dios en la soledad íntima. La Madre Teresa de Calcuta lo veía realmente entre los hambrientos, los enfermos y los desamparados.

La Iglesia católica en Estados Unidos vive tiempos de revoltura y de sombras...y esta realidad es inocultable. El escándalo de los abusos sexuales cometidos por algunos sacerdotes ha abierto una llaga moral dolorosa en una institución salvífica creada por Jesucristo para el amor, la caridad y el servicio diaconía a los más necesitados.
Y no debemos decirlo con tibieza…pues estos señores HDLGP que han abusado de niños y adolescentes, aunque vistan de sotana, no son sacerdotes. No pueden ser sacerdotes. No han sido nunca sacerdotes a los ojos de Dios…

Precisamente el Código de Derecho Canónico de 1917 define con claridad meridiana que deberá ser suspendido y declarado infame el religioso que cometa actos impuros con menores de 16 años. Posteriormente el Código de 1983, vigente hoy en la Iglesia, reclama el castigo para el eclesiástico que haya cometido delitos con menores de edad contra el sexto mandamiento e incluye la pérdida del estado clerical”.Estos “sacerdotes” son simplemente malechores que han utilizado su investidura santa para cometer el más depravado y deplorable de los delitos, que es el abuso a menores…Y merecen ser juzgados como delincuentes comunes con la mayor severidad y la mayor prontitud.

Y surge la pregunta: por qué algunos de estos pederastas que deambulan por las calles se refugian en la Iglesia para tanta maldad ?
Para algunos puede ser parte de la revolución sexual que invadió el mundo a finales del siglo XX. Otros prefieren centrar su mirada en los traumas sexuales que en ciertos sacerdotes puedan causar las durezas del celibato. Y observadores con una visión más historicista centran su mirada en la sensualidad de placeres que genera el materialismo imperante por todos los rincones de la sociedad.
La Iglesia con su santidad de siglos característica tendrá que realizar una investigación muy seria, muy profesional y muy exhaustiva para determinar las causas que generan estos delitos tan repugnantes.

Recomiendo el Documental "Deliver us from Evil". Ver Trailer aqui

5 comments:

Argénida Romero said...

Interesante. Examinar estos casos y castigar a los culpables es lo correcto. Por eso me mortifica el hecho de que muchos de esos "sacerdotes" sean protegidos por la misma Iglesia. Eso es irresponsabilidad.

La pederastia no es exclusiva de la Iglesia Católica. Ese mal existe en muchas lados. Pero eso no justifica que la Iglesia esconda estos casos, mude sacerdotes de parroquias, etc.

De manera personal, creo que el celibato debe ser opcional. Y no digo que esto tenga que ver o no con estos casos. No soy especialista del comportamiento, pederestas los hay casados y con hijos. Así que esta horrenda inclinación tiene que ver mucho con la deformación sicologica del individuo, y no depende de la institución donde este o donde desenvuelva su vida.

Eso si, lo repito, lo que no acepto ni tolero es el hecho, cierto, del encubrimiento por parte de altas instancias de la Iglesia en encubrir estos casos. Eso es doble moral y cobardia.

Menos mal, que Dios está por encima de nuestra limitada conciencia. Castigo a quien castigo merece, sin circos.

Rom@&ris said...

Rubén, no sólo en USA se ven estos casos de abuso sexual en menores de edad por personas al servicio de la iglesia ya que en nuestro país esto es el pan de cada día de muchos, no entiendo si este grupo de abusadores y delincuentes "supuestamente" están bajo la sombra de Dios qué los hace ser tan demonios? cómo desarrollan este placer por la carne que los enreda y atrae tanto?. Uno no tiene en quien confiar en la tierra solo mantenerse a la espera de la justicia divina.

Un abrazo

Instinto Femenino said...

MI ABUELO DECIA QUE LA SOTANA DE LOS SACERDOTES ERA PARA QUE CUANDO SE LE PARARA NO SE LE NOTARA.

Pedro Genaro said...

Hola Ruben...con todo el respeto, creo que enfocar el tema hacia la iglesia católica específicamente es muy injusto. En otras denominaciones se oculta definitivamente o se separan de una manera muy discreta, pero creeme que sucede y lo se por testimonios que he visto personalmente. Pero no solo los guías espirituales de varias religiones han cometido ese error. Los profesores a los que les entregas el cuidado de tus hijos, que deben ser tambien modelo de respeto, incurren en estas tacticas. Pero en la medicina se han visto casos de abusos, no solo aprovechando los momentos en que una persona esta anestesiada, sino ademas aprovechandose de una estrechez economica, prostituyendo asi a seres humanos que no tienen con que pagar tratamientos.

En lo que a mí respecta, todos los abusadores deben ser entregados a la justicia, sin importar que sean sacerdotes, maestros, doctores o de cualquier ocupación que les permita aprovecharse de las personas.

Carolin said...

Hay mucha depravación por todos lados, ya ni sabemos en que o quien confiar y definitivamente hay instituciones que sorprenden más que todo por lo que quieren reflejar.
Pedro, no es que se quiera culpar a la iglesia solamente, pero Ruben esta hablando de un caso en particular de tantos y tantos que hay en nuestra esfera social.

Es una realidad mi querido Ruben.

on Unload="window.alert(" No aguantas un rato mas?")">