Wednesday, August 22, 2007

¿Autoayuda o autodestrucción?


Desde hace unas dos décadas, han estado surgiendo en el mundo, con mucha fuerza, los llamados escritores de "autoayuda". Su proliferación ha sido tal, que sus libros ocupan lugares destacados en las librerías y bibliotecas del mundo. ¿La razón de su éxito? Hay que buscarla en una sociedad sobresaturada de tecnología, rica y cómoda, pero sicológicamente desequilibrada, carente de horizontes en el plano afectivo y espiritual.

Estos escritores se han alzado en corto tiempo como los mayores vendedores de libros en el mundo. El éxito de estos "guías espirituales" no se debe tanto a la calidad del contenido literario de sus obras, sino a la insaciable hambre de trascendencia del hombre postmoderno, la misma que esconde tras un velo de superficialidad y suficiencia.

Paulo Coelho y la amoralidad
Procedente de un oscuro trasfondo -ligado a la magia negra, a la homosexualidad y al satanismo1 - Paulo Coelho ha alcanzado en corto tiempo la cima de la popularidad, merced a la publicación de unos cuantos libros, simples en contenido y ambiguos en sus principios, pero que manejan muy bien una serie de recursos altamente comerciales.

Su lenguaje es espiritualista -siguiendo el modelo de Tagore y Rampa-, su temática es variada y liviana. Tal vez el mayor peso de sus libros se lo otorgue la abundancia de referencias bíblicas. No debe sorprender que en sus libros aparezcan personajes como Melquisedec dialogando con un niño de nuestra época, o elementos sagrados como el Urim y el Tumim.

Tampoco debe sorprender que se citen profusamente las enseñanzas del Señor Jesucristo, aunque las más de las veces se citen fuera de contexto, o forzándoles el sentido. Hay, incluso por ahí, una referencia a Juan Bunyan, el amado siervo de Dios, en su libro "Manual del guerrero de la luz", en una alusión, por decir lo menos, extraña.

Así, sus relatos y reflexiones resultan un híbrido que mezcla lo sagrado de las Escrituras con lo profano de las situaciones en que se las aplica. Pero ¿quién podría recelar de un autor que cita la Biblia, que habla del amor, de la humildad, y -sobre todo- de Dios? A los ojos de un lector desaprensivo, todo está bien. Todo es bueno y bonito. Sin embargo, ello configura sólo un perfecto disfraz.

En su libro "A Orillas del Río Piedra me Senté y Lloré" se desarrolla la historia de un sacerdote recién egresado del Seminario, poseedor de dones milagrosos, que se encuentra con una antigua amiga de infancia. Después de revivir la amistad, y de un breve período de incertidumbres y agonías, logran consumar su amor. ¿La moraleja? "Dios es amor" y como Dios "hizo al hombre para la felicidad", cuando no se lucha en obtenerla por todos los medios disponibles, entonces, "estamos matando a Dios dentro de nosotros mismos". ¿Moralidad? ¿Principios? No los hay.

En "El Alquimista" (el más conocido de sus libros) desarrolla la historia de un muchacho que va tras el sueño de encontrar un tesoro, propósito que alcanza después de muchas peripecias, gracias a la enseñanza impartida por el alquimista. ¿Cuál es esa enseñanza? Hay que escuchar la voz del corazón, porque esa es la voz del "Universo". Cuando una persona desea realmente algo --no importando lo que sea-- el "Universo" entero conspira para que ese sueño se pueda realizar.

En este relato, el "Universo" y el "Amor" toman el lugar de Dios -en un abierto panteísmo-, siendo el viento, la tierra, el sol, las estrellas, animales, pájaros y hombres quienes representan al Universo en distintos momentos.

En otro de sus libros, el "Manual del Guerrero de la Luz" colecciona máximas, axiomas, principios y enseñanzas, con un débil hilo argumental. Aquí Coelho roza varios tópicos de moralidad, tales como: ser agradecido, ser apasionado por lo que uno cree, saber usar las fuerzas, jamás hacer trampas, ser humilde, ser sorpresivo en la guerra, ser menospreciador de hombres viles, etc. Pone como ejemplo al Señor Jesús, pero siempre desde su particular óptica. Su mensaje es optimista, su fin es el engrandecimiento del alma humana, de la grandeza de carácter, de la reafirmación del yo. ¿Propósitos loables?

La auto perfección es simple masturbación, en cambio, la autodestrucción es la respuesta que necesitamos.

Que Descanses Campeon..

6 comments:

Argénida Romero said...
This comment has been removed by the author.
Ruben said...

Hola Rosa, Cuando se habla de autodestruccion , quiero decir que cuando pierdes todo eres libre para actuar, cuando no haya nada que te ate, que te detenga, que te diga que no lo puedes hacer, ahi, puedes hacer lo que sea,por que no tienes nada que perder.

Argénida Romero said...
This comment has been removed by the author.
Luis Jerez said...

Hola Ruben,
He llegado a ti a través del blog de Argénida. Me sorprende que seas una de esas personas que critican a los libros de autoayuda principalmente a esos de Coehlo.

De verdad que asombra la influencia que puede tener ese autor cuando sus historias son de lo mas simples y superficiales, y su trascendencia basada en ligar reseñas bíblicas y otros libros espirituales. Al final todo termina en uno comprar toda una colección de literatura que al final te hace creer que eres algo diferente por tener libros y más libros, y parafernalia relacionada. En fin, más de lo mismo, más de la nada.

Anonymous said...

"La auto perfección es simple masturbación, en cambio, la autodestrucción es la respuesta que necesitamos"

necesito por favor ke me expliques claramente eso!

lo vi en la pelicula Club de la Pelea (fight club) y me kedo zumbando en la cabeza!

"La auto perfección es simple masturbación"

esa parte mas ke nada no me kedó muy clara ke digamos
los de la autodestruccion creo ke si


espero con ansias tu respuesta

gracias

Anonymous said...

"La auto perfección es simple masturbación, en cambio, la autodestrucción es la respuesta que necesitamos".
La felicidad te seda, el sufrimiento te despabila. el llevarte al limite de cualquier cosa es lo que realmnte te hace mejor, la destruccion del individuo lo pule, nota que el club de la pelea habla del sacrificio, de los monos espaciales, creo que dice sin sufrimiento no logras nada.
Es una forma de autoayuda, pero enfrentando con dolor todas las cosas, superando y aceptando el dolor

on Unload="window.alert(" No aguantas un rato mas?")">